Copyright © 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014
by Mechon Mamre,
12 Hayyim Vital St,
Jerusalem, Israel.
| Mekhón Mamré |

-
Unión Sefardita Hispano-Portuguesa de Beneficiencia


Copyright © 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014
Todos los derechos reservados.

rabino_es@judaismo-iberico.org




Notas acerca de esta versión de Las Leyes de Januká en español

A pesar de que, como seguidores de las enseñanzas del Rambam, deberíamos haber seguido progresando en nuestra traducción del Mishné Torá hasta llegar a estas Leyes, hemos llegado a la conclusión de que las comunidades de la diáspora necesitan en este momento conocerlas y, por lo tanto, las tradujimos lo antes posible, procurando que estén listas antes de la Fiesta de Januká.

El Rambam, siguiendo su estilo de trabajo que evita a sus estudiantes la dura y extenuante tarea de conocer distintos puntos de vista, nos ofrece en su monumental Obra a Las Leyes del Rollo de Ester y Las de Januká unas junto a las otras debido a que son de origen rabínico.

Las antedichas Leyes comienzan refiriéndose a la Fiesta de Purim, durante dos capítulos, y conluyen con las Leyes de Januká, durante dos capítulos más. No obstante lo antedicho, el tercer capítulo no está enteramente dedicado a Januká.

El tercer capítulo de las Leyes de Januká comienza con una breve reseña histórica del origen de la festividad y, al llegar a la mitad, al mencionar la obligación de recitar el Halel completo en Januká continua explicando acerca de las Leyes concernientes al recitado del Halel en cada ocasión en que corresponde recitarlo.

Debido al hecho de que la cuarta halakhá del tercer capítulo detalla la obligación de bendecir al encender la vela de Januká esa “Pequeña Halakhá” será traducida. sin embargo las bendiciones por el Halel no lo serán ya que son las corrientemente halladas en los Sidurim.



Las Leyes de Januká

Capítulo Tres

, ; , : ' , ; ' , ; ' , . , -- , . , , -- , . 4 Todo aquel que deba leer el Rollo debe encender la vela de Januká; y al encenderla la primera noche dice tres bendiciones: 1) Bendito seas Tú, Dio nuestro, Rey del Universo, que nos ha santificado con sus preceptos y nos ha ordenado encender la vela de Januká; 2) Bendito seas Tú, Dio nuestro, Rey del Universo, que les realizó milagros a nuestros padres en aquellos días, en esta época; 3) Bendito seas Tú, Dios nuestro, Rey del Universo, que nos ha conservado con vida y mantenido, y nos ha hecho llegar a este momento. Y aquel que la ve bendice dos “que les realizó milagros a nuestros padres y que nos ha conservado con vida”. El resto de las noches quien la enciende bendice dos y quien la ve bendice una ya que no se bendecise “que nos ha conservado con vida” sino solo la primera noche.

Capítulo Cuatro

-- , , . , , , . , , , . 1 ¿Cúantas velas enciende uno en Januká? La mitswá es que por cada casa se encienda una vela, tanto si los residentes son muchos como si se tratase de un solo individuo. Y aquel que quiera exaltar la mitswá enciende tantas velas como personas haya en la casa, una por cada persona ya sean hombres o mujeres. Y aquel que desee exaltar la mitswá aún más, convirtiéndola en una sumamente exaltada, enciende una vela por cada uno la primera noche y agrega una cada noche.
: -- , ; , ; , ; , . 2 ¿A qué se refiere lo anteriormente dicho? si se tratase de una casa de diez miembros, en la primera noche encenderá el dueño de casa- diez velas; y en la segunda noche, veinte; y en la tercera noche, treinta; hasta que en la octava noche encenderá ochenta.
, , , -- , . 3 Es una costumbre que se ha extendido por todas nuestras ciudades en España que todos los miembros de la casa enciendan una vela la primera noche y vayan agregando una cada noche, hasta que en la octava encienden ocho velas. Tanto si se trata de una casa de muchos miembros como si se trata de un solo individuo.
, . -- , ; -- , . 4 Una vela que consta de dos ejes sirve para dos personas. Si se llenara una fuente de aceite y se le pusiera varias mechas, al separarlas utilizando una tapa con agujeros, cada una de las mechas equivaldría a una vela, pero de no hacerlo se les consideraría como a una antorcha, no equivaliendo ni siquiera a una sola vela.
, -- , . , ; , . , . , , ; , . -- , . 5 No se encienden las velas de Januká antes de la puesta del sol sino en ése momento; no posteriormente ni anteriormente. Quien lo olvidara o, intencionalmente, no la encendiera al ponerse el sol, lo hará hasta que ya nadie pise el mercado. ¿de cúanto tiempo se trata? Una media hora o más. Si ya ha pasado tal período de tiempo, no encenderá la vela. Y debe ponérsele suficiente aceite para que permanezca encendida hasta que “ya nadie pise el mercado”; si la ha encendido y se ha apagado, no hace falta que la encienda nuevamente. Si permaneciera encendida hasta más allá del momento en que “ya nadie pisa el mercado”, si quiere apagarla o quitarla puede hacerlo.
, , , . , , , ; , --. 6 Todos los aceites y todas las mechas son aptos para la vela de Januká, incluso los aceites que no son absorvidos facilmente por las mechas siendo la luz producida tenue. E incluso en la noche de Shabbat que cae en Januká se permite encender aceites y mechas prohibidos para el encendido de la vela de Shabat ya que está prohibido aprovecharse de la vela de Januká tanto en Shabbat como en un día de semana; e incluso chequear monedas a su luz o contarlas está prohibido.
, , , -- , ; , . -- , . 7 La mitswá de la vela de Januká se cumple colocándola al lado de la entrada de su casa, por fuera, a un puño de distancia de la entrada, a la izquierda de quien entre a la casa, para que esté la Mezuzá a la derecha y la vela de Januká a la izquierda; y si viviera en una planta alta ha de colocarla en la ventana que da hacia el dominio público . Y si se colocara una vela de Januká a más de veinte “amot” es como si no se hubiese hecho nada ya que es irreconocible.
, ; , . , . , ; , . 8 En días de peligro coloca su vela de Januká dentro de su casa, e incluso basta con que la coloque sobre su mesa. Pero deberá haber en la casa otra vela cuya luz pueda usarse. De tener allí una fogata no es necesaria otra vela, pero de tratarse de un hombre importante, que no utilizaría una fogata, es necesaria otra vela.
, , , -- : . , -- : . , , , . , , , -- , . , . 9 Si encendió la vela de Januká un sordo mudo, un enfermo mental, un niño pequeño o un gentil, no ha hecho nada ya que debe encenderla quien esté obligado a cumplir con tal encendido. Si la encendiese dentro y la pusiera fuera, al lado de la entrada, no ha hecho nada ya que ha de encenderse en su lugar. Aquel que tomó la vela en su mano y se paró, no ha hecho nada ya que quien lo ve se dice: “por propia necesidad está parado”. A una lampara que estuvo encendida todo el día, al finalizar Shabbat la apaga, bendice y la enciende ya que la mitswá es el encendido no el colocarla en su lugar. Está permitido encender una vela de Januká utilizando otra vela de Januká ya encendida.
, , , ; , . 10 Un patio que tiene dos entradas de distintos lados necesita dos velas, para que no digan quienes pasan por un lado: “no ha colocado una vela de Januká”; pero si las entradas están del mismo lado, tan solo enciende en una de ellas.
, ; -- , . -- -- , . 11 Un huesped, por el cual encienden en su casa, no necesita que se le encienda donde se hospeda; si no tiene una casa donde enciendan por él, se le encenderá donde se hospeda y él colaborará con el aceite. Y de tener una vivienda para sí mismo, a pesar de que encienden por él en su casa, debe encender donde se halla .
, ; , , , : --, ; , . 12 La mitswá de la vela de Januká es una muy preciada y debe uno cuidar de cumplirla para publicar el milagro y continuar alabando al Dio y agradeciéndole los milagros que ha hecho. Incluso si no tiene que comer, a menos que sea por caridad, pide o vende su prenda y compra aceite y velas, y enciende.
, -- , : , . 13 Quien no tiene sino una “perutá” y ante él tanto el Qidush del día como el encendido de la vela de Januká, preferirá el aceite, para encender la vela de Januká, al vino para el Qidush. Como ambas son de los Escribas, es preferible encender la vela de Januká debido a que recuerda el milagro.
, -- , : , . , , " -; - " ( ,). 14 Tiene ante sí la vela de su casa y la de Januká, o la vela de su casa y el Qidush del día; la vela de su casa tiene preferencia debido a la paz conyugal. Ya que el Nombre es borrado para que reine la paz entre un varón y su mujer. Grandiosa es la paz, habiéndose dado toda la Torá para traer paz al mundo, como está escrito: "Sus caminos son caminos deleitosos, y todos sus senderos paz" (Pr. 3:17).

Aclaraciones

Se enciende las luces a partir de la primera noche, pero este año debemos cuidar de encenderlas antes de la puesta del sol para evitar profanar el Shabbat al encender fuego. La costumbre general es de encender desde la derecha hacia la izquierda, aunque es solo una costumbre no es conveniente rechazarla ya que no tiene nada de malo, está basada en el Talmud y es la práctica corriente de todo el Pueblo de Israel. Cada noche se va agregando una luz. Igual que en Shabbat, entre los sefardíes, la Mitswá o Precepto siempre se hace con aceite de olivo; en el caso del Shabbat también pueden ser utilizadas velas corrientes de materiales aptos según la Halakhá. En resumen, en el segundo día se enciende la del primero y luego, la del segundo etc. Evidentemente, se puede utilizar velas.

Al encender las kandelas se dice:

  1. ( ' , ) Barúkh Atá Adonay, Elohénu, Mélekhha`olám, asher qideshánu bemitswotáw wetsiwánu lehadlíq ner shelanuká. (La dice quien la enciende) Bendito seas Tú, Dio nuestro, Rey del Universo, que nos ha santificado con sus preceptos y nos ha ordenado encender la vela de Januká.
  2. ( ' , ) B.A.A.E.M.H... she`asá nisím la'aboténuba'iamím hahém, ba'zemán hazé. (La dice tanto quien la enciende como aquellos que ya han cumplido con su obligación y vuelven a ver velas de Januká de otro hogar) Bendito seas Tú, Dio nuestro, Rey del Universo, que les realizó milagros a nuestros padres en aquellos días, en ésta época;.
  3. ( ' , ) B.A.A.E.M.H... shehejeiánu, weqiemánu wehiguiánu la'zemán hazé. (La dice quien enciende la vela solamente en la primera noche). Bendito seas Tú, Dio nuestro, Rey del Universo, que nos ha conservado con vida y mantenido, y nos ha hecho llegar a este momento.
Y continúa:
Ha'nerót hal'lálu ánu madliqím. `al ha'nisím, we`al ha'purkán, we`al ha'guevurót, we`al ha'teshu`ót, ve`al ha'nifla'ót, we`al ha'nejamót, she`asíta la'aboténu ba'iamím ha'hém uba'zemán ha'zé. `Al iedé Kohanékha ha'qedoshím. Wekhól shemonót iemé Januká ha'nerót hal'lálu qódesh, we'én lánu reshút lehishtamésh bahém, éla lir'otán bilbád kedé lehodót lishmekhá `al nisékha we`al ieshu`otékha we`al nifle'otékha.

Traducción: Estas luces que encendemos. Son para denotar los milagros,la fuerza,las maravillas, los prodigios, las salvaciones, las maravillas y los consuelos, que hiciste para nuestros ancestros en aquellos días en este tiempo. Por medio de Tus sacerdotes santos. Y en todos los ocho días de Januká, estas luces son santas, y no tenemos permiso de utilizarlas sino tan solo mirarlas. Para agradecerte, por Tus milagros, por Tus salvaciones y por Tus maravillas.

La manera de cumplir con la mitswá está indicada más arriba en la Halakhá.
Si uno teme algún incidente puede poner las luces dentro de la casa. En este caso se las pone frente a la ventana o bien en una mesa en el salón, siendo preferible que se trate de un lugar desde donde se las vea desde fuera de la casa si eso no acarrea ningún problema a la familia. La manera en la cual debemos poner las luces se debe a PirsuméNisá, término arameo para Proclamación del Milagro, tal cual se lo explica en la Halakhá más arriba.
Las luces deben de ser encendidas en el crepúsculo, al ponerse el sol. Como se indicó anteriormente, en la víspera de Shabbat las encenderemos unos diez minutos después del encendido de las velas del Shabat, que son normalmente encendidas veinte minutos antes de la puesta del sol en el horizonte visto por los ojos.
Si uno tiene la posibilidad, enciende una luz para cada persona de la familia que vive en la casa, no siendo ésta una costumbre originalmente sefaradí tal cual lo indica el Rambam en la Halakhá.
No cantamos la canción Ma'oz Tsur. Hay, sin embargo, quienes la cantan, como yo y mi familia, ya que es una canción muy significativa por su recuerdo cronológico de las veces en que el Todopoderoso salvó a Israel de sus enemigos.

Jakham Eli`ezer Tabor


¿Tiene Ud. alguna pregunta? ¡Le invitamos a formulárnosla!