"
| Todo el Mishné Torá | El Libro de la Ciencia | Las Leyes de Comportamiento según la Torá | Todos los capítulos |
Capítulos : 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7


Las Leyes de Comportamiento según la Torá

Capítulo Dos

, . , , , -- . , ; , , , . , " , : , " ( ,). ", --, -" ( ,). 1 Para aquellos cuyo cuerpo está enfermo lo amargo sabe a dulce y lo dulce a amargo. Y hay entre ellos quien ansía y apetece los alimentos inapropiados para el consumo como el polvo y el carbón, y odia los buenos como el pan y la carne, todo depende de cuán enfermo esté. Asimismo aquellos humanos cuyas mentes están enfermas ansían y aman las cualidades malignas, y odian el buen sendero, teniendo pereza de seguirle ya que les resulta muy duro debido a su enfermedad. Y así lo dice Iesh`aiahu acerca de esa gente: "¡Ay de quienes consideran a lo malo bueno y a lo bueno malo; hacen de la luz tiniebla y de la tiniebla luz, hacen lo dulce amargo y lo amargo dulce!" (Is. 5:20). Y acerca de ellos está escrito: "Quienes abandonan las buenas sendas para andar por las oscuras" (Pr. 2:13).
-- , , , . , -- , ", " ( ,). 2 Y ¿cúal es la panacea para los enfermos mentales? acudirán a los Sabios que tratan tales males, ellos les curarán de su dolencia enseñándoles cualidades que les devolverán al buen sendero. Y, acerca de aquellos conscientes de sus cualidades perniciosas que no acuden a los Sabios para curárselas, dijo Shelomó: "...y la moralidad las desprecian los tontos" (Pr. 1:7).
[] : -- , , , . -- , , , : , , ; , . 3 Y ¿cúal es su cura? al irascible le indican que se acostumbre a que si es golpeado o insultado no sienta nada, y así se comportará mucho tiempo, hasta que desarraigue la ira de su corazón. Y si se trata de un orgulloso se impondrá un gran oprobio, sentándose en lugares irrelevantes y vistiendo harapos gastados que oprobian a quienes los llevan, y cosas por el estilo; hasta que se desarraigue el orgullo de su corazón y vuelva al sendero intermedio, que es el buen camino, y cuando lo haga perdurará en él todos sus días.
: , , , 4 Según esa línea de conducta actuará respecto del resto de las cualidades, si se hallaba en un extremo, se alejará del mismo hasta el extremo contrario, comportándose así por mucho tiempo hasta que regrese al buen camino que es la actitud intermedia de cada cualidad.
[] , -- , , , . " " ( ,), . , . -- , ", ; -' " ( ,). , . 5 Pero hay cualidades respecto de las cuales le es prohibido al hombre seguir las intermedias sino se les alejará hasta el lado opuesto. Una es el orgullo, ya que no es bueno que sea simplemente humilde, sino que sea sumiso, extremadamente sumiso. Por eso está escrito acerca de Moshé, nuestro Maestro "muy humilde" (Nm. 12:3), no tan solo “humilde”. Por eso ordenaron los Sabios “¡se muy, pero muy sumiso!” Y además dijeron que todo orgulloso apostató del principio, como está escrito: "Y soberbiarás, y olvidarás al Señor, tu Dios" (Dt. 8:14). Y además dijeron “¡herem al orgulloso!”, e incluso si lo es tan solo un poco.
, ; , , . , , , -- , , , . 6 Asimismo la ira es una cualidad extremadamente mala, siendo imprescindible que la persona se le aleje hasta el extremo opuesto enseñándose a no enojarse incluso debido a un cosa que lo justificara. Y si quisiese inculcarles temor a sus hijos y los miembros de su familia o al pueblo, si fuera un dirigente comunitario, y quisiera enfadarse con ellos para que retornasen al bien, se les presentará aparentando enojo para amonestarles mientras se mantiene a sí mismo calmo, como un hombre que aparenta enfado aunque no lo está.
, , . -- , , , . , ; , . , : , ; , ; , . , ", " ( ,). 7 Dijero los antiguos Sabios: “quien se enfada es como si idolatrara” Además dijeron que: “si aquel que se enfada fuera un Sabio, su sabiduría le abandona y si fuera un profeta, su profecía le abandona” La vida de los iracundos no es vida, por eso nos ordenaron alejarnos del enojo hasta que nos comportemos de modo tal que ni siquiera nos afecten las cosas que enfadan. Siendo tal la buena senda, la de los justos: “son ofendidos, pero no ofenden, escuchan como son deshonrados sin responder” lo hacen todo por amor y felizmente soportan su sufrimiento. A su respecto dice la Escritura: "y los que le aman son como el sol en su esplendor" (Jc. 5:31).
[] , . , -- . , . , , ; , . 8 Siempre ha de procurarse estar en silencio, no mencionando sino cosas sabias o necesarias para la vida corporal. Dijeron acerca de Rav, un alumno de Rabenu ha-Qadosh, que en toda su vida no mencionó nada vano, siendo ésa la charla corriente de la mayoría de los hombres. E incluso respecto de las necesidades corporales no ha de hablarse demasiado. Al respecto nos ordenaron los Sabios diciendo: “el hablar en demasía acarrea transgresiones”, y dijeron: “no hallé para el cuerpo nada mejor que el silencio”.
-- , . , . , ; " , ; , " ( ,). 9 Asimismo, respecto del estudio de la Torá las palabras del Sabio serán breves, pero su contenido abundante. Eso fue lo que ordenaron los Sabios al decir: “siempre le enseñará uno a su alumno abreviando”. Ya que si se explaya exageradamente acerca de cosas de escaso contenido, eso es una estupidez, y al respecto está escrito: "Pues viene el sueño con demasiado contenido, y la voz del estupido con demasiadas palabras" (Qo. 5:2).
[] , . , ; , , . , " , " ( ,). 10 A la sabiduría la resguarda el silencio. Por lo tanto no responderá a prisa, ni hablará en demasía y le enseñará a sus alumnos con calma y amabilidad, sin gritar ni explayarse extensamente. Al respecto dice Shelomó: "Las palabras del Sabio son oídas por su afabilidad" (Qo. 9:17).
[] . , ; , . , . 11 Está prohibido comportarse hipócrita y lisonjeramente, expresando su boca una cosa mientras su corazón siente otra, sino será íntegro, siendo aquello que tiene en su corazón lo que expresa su boca. Y está prohibido engañar a otros, e incluso a un gentil.
-- , . , , , ; , . . , ; , . 12 ¿A qué se refiere? a que no le venderá a un gentil carne de “nevelá” como si fuera de “shejutá” ni un calzado de muerta como si fuera uno de “shejutá”. Tampoco le rogará a su amigo que coma consigo sabiendo que no lo haría, ni le ofrecerá abundantes aperitivos sabiendo que no los aceptará, ni le abrirá toneles que necesita vender para hacerle creer que los ha abierto en su honor, ni hará nada por el estilo. Está prohibida cualquier expresión lisonjera o engañosa; sino ha de ser veraz la expresión, correcto el espíritu y el corazón puro, carente de toda maldad y engaño.
[] , -- . , . , ; . 13 No será uno ni guasón ni burlón, ni melancólico ni triste, sino feliz. Dijeron los Sabios: “la burla y la frivolidad conducen a las relaciones sexuales ilícitas”. Y ordenaron que no sea uno ni de caracter burlesco ni melancólico y doliente; sino que se dirija a toda persona con buen semblante.
, , , : , ; , . , . , , . -- , ; , "- " ( ,). 14 Asimismo, no será uno ni ambicioso, sediento de riquezas, ni holgazán y ajeno a toda tarea, sino mesurado: un poco de trabajo y estudio de Torá, siendo feliz con lo poco que le toque. No será ni reñidor ni envidioso, ni vicioso ni anhelará la celebridad. Así lo dijeron los Sabios: “la envidia, el vicio y la celebridad le ocasionan al hombre la pérdida del mundo”. La regla a seguir es: “seguirá la actitud intermedia de cada cualidad de modo tal que todas le sean regidas por la media” tal como lo dice Shelomó: "y todos tus caminos serán ratificados" (Pr. 4:26).

| Todo el Mishné Torá | El Libro de la Ciencia | Las Leyes de Comportamiento según la Torá | Todos los capítulos |
Capítulos : 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

¿Tiene Ud. alguna pregunta? ¡Le invitamos a formulárnosla!